El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado este miércoles que “pacificará” las calles Villarroel y Rosselló por la zona de Hospital Clínic. Las obras comenzarán antes de que termine el año y durarán aproximadamente siete meses.

Estas mejoras, que costarán 1,4 millones de euros, implicarán cambios en la iluminación, más vegetación, nuevo pavimento de las aceras y los vados, y la creación de una gran plaza justo delante de la entrada del equipamiento de salud.

Con estas obras se pretende mejorar un entorno con mucha afluencia diaria porque habrá más espacio para los peatones. Las obras afectarán el tramo de la calle Villarroel entre las calles Provença y Còrsega, y el de la calle Rosselló entre Villarroel y Comte d'Urgell, donde se restringirá el tráfico a vecinos, servicios y motocicletas.