Si todas las vueltas al cole suponen un cóctel de emociones tanto para sus protagonistas como para los que los acompañan, el inicio de este curso 2017-2018 en la escuela de nueva creación 'Eixample I' se plantea especialmente intenso. Situado en el recinto de la ya clausurada Modelo, el centro afronta este martes su primera semana de rodaje con dos líneas de P3 de 25 alumnos cada una en barracones. El nuevo centro también nace con algunas dudas por la proximidad de las calles Entença y Roselló. El elevado tráfico de la zona es el aspecto que más preocupa a padres y dirección de un nuevo centro que tiene el reto de cambiar barrotes por pedagogías innovadoras.

Este martes ha sido, tanto para los niños como para los adultos, el primer día que veían la escuela acabada, aunque algunos ya habían acudido previamente a ayudar con el mobiliario. Todos ellos eligieron la escuela por su proyecto educativo que “sitúa al niño como protagonista y respeta sus ritmos de aprendizaje”, resume Laia Pi, jefa de estudios del centro. Después de haber visto cinco escuelas más en la zona, explica una de las madres, junto a la 'Escola Entença' (en Viladomat, 244-268), esta le pareció “la más respetuosa con los niños”.

“Proponen un proceso de adaptación más natural entre la 'escola bressol' y el colegio”, comentan Daniel y Cristina, padres de otro de los niños que empieza la etapa escolar. Además, “el hecho de sea una escuela nueva permite que los padres juguemos un papel más participativo”, apuntaba Laia, otra de las madres del centro que destacaba que la motivación del equipo de educadores hizo que se decantara por esta escuela.

.
Proyección de la escuela 'Eixample I' / Consorci d'Educació de Barcelona

 

INQUIETUD POR LA CONTAMINACIÓN EN EL PATIO

El Consorci d'Educació de Barcelona ha invertido 205. 945,72 euros en estas instalaciones que, en un futuro no muy lejano, podrían llegar a albergar una línea de P4 y P5. Un crecimiento que supondría la implementación de un segundo piso de barracones. Por el momento, el inconveniente más evidente que plantea el equipamiento no deriva de los propios módulos prefabricados, ya que estos están perfectamente acondicionados a las necesidades del centro, sino del espacio exterior dedicado al patio, que se sitúa en la confluencia de Entença y Roselló.

Según la jefa de estudios, esta una de las preocupaciones de las familias, que temen a la contaminación que genera la alta densidad de tráfico del enclave. Junto a la polución y el ruido, Cristina señala también la inquietud de que el patio “se quede pequeño” cuando se incorporen nuevos cursos, especialmente porque el proyecto educativo de la escuela plantea espacios de libre circulación en los que los niños son quienes deciden cuándo salir al patio.

Una problemática similar a la que señalaban desde otro de los centros en barracones del Eixample, la Escola Entença. El presidente de su Associació de Famílies d’Infants (AFI), Oriol Duran, constataba, después de un curso en módulos prefabricados, que “el barracón como tal no es un problema”, sino que lo es la falta de espacio en el patio que a menudo acompaña a este tipo de instalaciones.

Las familias de los tres centros afectados protestan por la nueva ubicación de la Escola Entença
Las familias de los tres centros afectados protestan por la nueva ubicación de la Escola Entença

FALTA DE PLAZAS PÚBLICAS EN EL EIXAMPLE

Pese a los inconvenientes que pueda presentar el patio en un futuro, la mayoría de familias salían de la escuela gratamente sorprendidas con el resultado final. “Es un espacio grande y creativo que potencia el movimiento libre”, destacaba Lluïsa. “Hay quien aún tiene la imagen de aquellos barracones de uralita”, bromeaba otro de los padres, Daniel, “pero estas instalaciones son muy espaciosas y no tienen nada que envidiar a las de cualquier otro centro”. “Además, estamos muy contentos de que nos haya tocado esta escuela porque ya nos habíamos quedado sin plazas para la 'escola bressol' pública”, remarcaba Cristina.

Y es que el temor a no encontrar plaza en una escuela pública es una de las quejas arrastran los vecinos del Eixample. Durante los últimos años, los residentes en el distrito han arremetido contra el Conscorci d'Educació por la falta de centros públicos y, finalmente, han conseguido que la lacra se parchee con 175 plazas de P3 repartidas entre tres centros nuevos en módulos fabricados.

Junto a 'Eixample 1', el solar de Can Roger (Roger de Flor, 217-219), en la Sagrada Familia, acoge ya 'Eixample 2', también de dos líneas, mientras que la calle Cartagena 167, cerca de Les Glòries, es el emplace de la escuela 'Cartagena'. En común, junto a su enclave en barracones, un modelo educativo que busca la innovación pedagógica y que “las clases giren en torno a los niños y no al revés”, como señalaba el coordinador de Escola Nova 21, David Pérez.