La nueva Superilla que el Ayuntamiento de Barcelona ha planificado para los alrededores del mercado de Sant Antoni ha provocado las criticas de los partidos de la oposición a la política municipal de Ada Colau.

El PDeCAT ha sido muy crítico con la decisión del Ayuntamiento por querer implantar una Superilla en el Eixample cuando la que ya está funcionamiento en el Poblenou ha sido, según la oposición, un rotundo fracaso.

La regidora del PDeCAT Francina Villa, ha criticado la opción adoptada por el Ayuntamiento ya que “se ha presentado un nuevo proyecto de Superilla cuando ni siquiera ha habido un debate sobre esta cuestión ni sobre la reestructuración de la ciudad y los efectos negativos que puede tener sobre la vida diaria de vecinos y comerciantes, sobre todo si se tiene en cuenta el fracaso de la que funciona en el Poblenou”.

PARTICIPACIÓN ESCASA

Además, aunque el Ayuntamiento defienda que el proyecto se haya elaborado después de un proceso participativo, Vila considera que se ha tratado de un proceso “escaso, con la presencia de muy pocas personas. La mayoría de las propuestas que se presentaban se daban por hechas y no ha sidoposible un debate abierto para hacer aportaciones”.

La regidora del PDeCAT considera, además, que las prioridades del barrio son otras y que centrarse en la Superilla no es lo que el barrio se merece, “cuando queda pendiente la remodelación de la Ronda de Sant Antoni, el asunto más importante que tiene el barrio. Por eso pedimos que se trabaje de inmediato en la propuesta de mejorar la Ronda y sus conexiones con la Plaza Universitat, la Ronda Universitat y la Ronda de Sant Pere”.

RETRASO INTENCIONADO

Desde el Grup Municipal Demòcrata consideran también que las obras de remodelación del mercado de Sant Antoni se han retrasado intencionadamente desde el consistorio durante más de un año para que la fecha de inauguración se acerque a las próximas elecciones municipales: “El gobierno de Ada Colau ha retrasado las obras para revisar un proyecto que ya estaba muy acvanzado y consensuado con los paradistas, comerciantes y vecinos. Casualmente la inauguración de la urbanización del entorno del mercado se producirá a las puertas de las elecciones municipales”.

SUPERILLA POLÉMICA

Las quejas del PDeCAT por la intención del Ayuntamiento de construir una nueva Superilla en la zona del mercado de Sant Antoni provienen sobre todo del fracaso de la que ya está en marcha en el Poblenou desde hace unos meses. Las severas críticas que la mayoría de los vecinos de la zona en la que ya está implantada hicieron antes y después de su puesta en marcha no fueron escuchadas por los responsables del Ayuntamiento, que defendieron la efectividad de la medida.

La postura de los responsables del consistorio indignó a los vecinos, sobre todo después de que una consulta popular demostrara que los vecinos estaban, mayoritariamente, en contra de la Superilla, sobre todo por los problemas de circulación que generaba y porque no solucionaba ninguno de los problemas que, en teoría, debía arreglar.