La matriculación de menores de entre 0 y 3 años en guarderías diverge de manera notable entre los diferentes distritos de la ciudad, como constata el reciente 'Informe d'Oportunitats Educatives en la infància i l'adolescència'. En el conjunto de Barcelona, la mitad de las criaturas de esta franja de edad no está inscrita en ningún centro dedicado a la primera infancia. 

En el Eixample, la cifra asciende a un 57,7%. Ante este escenario, el distrito apuesta por ofrecer nuevos espacios de encuentro para madres, padres y pequeños que fomenten el intercambio de experiencias y eviten el aislamiento y la soledad de las familias.

Se trata de un nuevo servicio que se implementará a partir de septiembre en cuatro 'casals' infantiles del distrito: Cotxeres Borrell, Urgell, Sagrada Familia y Fort Pienc y que se llevará a cabo durante las mañanas.

Además de facilitar el encuentro entre familias con hijos de edades similares, la iniciativa también persigue objetivos como fortalecer la confianza de los tutores, ofrecer asesoramiento sobre crianza y educación, proporcionar juegos y juguetes adecuados, posibilitar redes entre familias autóctonas y las recién llegadas o dar a conocer los servicios municipales que puedan ser de ayuda.

escoles bressol

Según apunta el Conseller del Eixample Jordi Matas Vilà, para el gobierno municipal “la educación y el cuidado de la primera infancia son pilares fundamentales para garantizar la igualdad de oportunidades”.

Así lo demuestra, a ojos de Matas, la apuesta del consistorio por la red de escoles bressol que esta propuesta quiere complementar. La intención del distrito es “hacer su aportación” con una medida de gobierno complementaria que refuerce “la red comunitaria entre familias”.

Este será, pues, un escenario privilegiado para trabajar las relaciones de vinculación y el proceso de autonomía de las criaturas, ya que se enseña a compartir, ordenar, cuidar e investigar de manera conjunta.  

EXPERIMENTACIÓN PREVIA

En el Distrito del Eixample, desde los 'casals', ya se ha experimentado previamente con diversos proyectos dirigidos a menores de cuatro años que ofrecen un espacio para compartir momentos de juego, experimentación y estimulación acompañados de sus adultos más cercanos.

Paralelamente, el Institut Municipal d'Educació de Barcelona (IMEB) ya ha puesto en marcha espacios familiares e insiste en que “la oferta de dos servicios que se complementan, guardería y espacio familiar, en un mismo espacio integrado es un modelo de éxito”.

jtf 0

Se trata, según el IMEB, de una oferta que “amplifica las posibilidades de uso por parte de las familias, enriquece la intervención educativa porque permite sumar el saber de las educadoras de la guardería con el saber de las educadores del espacio familiar y posibilita la interrelación entre familias con menores escolarizados y familias con menores sin escolarizar”.

De hecho, dentro del 'Pla d'acció municipal 2016-2019' de ampliación de la red de espacios familiares municipales se contempla ubicar uno en la Escola bressol Tres Tombs, en el barrio de Sant Antoni. Además, el distrito también planea ceder espacios a grupos constituidos previamente que podrán usar salas adaptadas.