Una sentencia judicial ha anulado el plan de usos que diseñó el anterior gobierno municipal de Xavier Trias, el cual frenaba la construcción de 2.000 viviendas y preveía aumentar un 345% el número de plazas hoteleras en Ciutat Vella. Si bien a los promotores que ya han ejecutado su derecho (ahora cuestionado jurídicamente) no se les revocará la licencia por ahora, aquellos que no lo hayan llevado a cabo se verán frenadas sus aspiraciones, como es el caso del hotel de les Drassanes.

El complejo que se iba a llevar a cabo en el polémico solar de les Drassanes tenía previsto acoger 200 nuevas plazas hoteleras. Una cuestión a la que desde el primer día ya se había opuesto el actual gobierno municipal de la alcaldesa Ada Colau, pero que no había conseguido frenar. Colau no había conseguido convencer a la Generalitat para decretar la protección de los entornos del emblemático edificio. Si bien ahora el hotel finalmente no se llevará a cabo, la teniente de Urbanismo, Janet Sanz, insiste en la necesidad de “pensar cuáles son los usos que queremos destinar para aquel entorno” y pedir “una declaración de interés sobre el entorno”.

¿VIVIENDAS SOCIALES?

La anulación del plan de usos de 2013 comportará que el de 2010 vuelva a estar vigente. Por lo tanto, en principio el solar tendría que volver a ser destinado a un uso habitacional (ya sean viviendas, oficinas, etc). Tal como ha querido remarcar la regidora de Ciutat Vella, Gala Pin, el solar anteriormente “había sido calificado de vivienda 100% social”; por lo que ahora se abre una nueva veda a “poner el urbanismo al servicio de la ciudad”. Sin embargo, el futuro que se le pueda dar todavía lo tienen que esclarecer los servicios jurídicos y se deberá definir en las negociaciones con el promotor (propietario del terreno).

Cabe destacar que, tras dicha sentencia judicial, pueden ser numerosos los proyectos a los que echar el freno de mano. Tal como ha avanzado Pin, “miraremos aquellos expedientes más polémicos; estudiaremos caso por caso”. Entre ellos, el del hotel del Rec Comtal, aunque en este caso la licencia se le concedió previamente al plan de usos de Trias. Si bien este frente de batalla vecinal todavía no sabe cuál futuro le depara al bloque, en el caso de les Drassanes Sanz ya ha tildado la sentencia de “victoria”.