Cazado. El Ayuntamiento de Barcelona ha dado a conocer este lunes un nuevo caso de realquiler a turistas similar al de la semana pasada, pero esta vez con un relevante protagonista. Tal como ha hecho público la teniente de alcalde, Janet Sanz, un exdirectivo de Airbnb realquilaba la vivienda que tenía arrendada en Ciutat Vella a turistas mientras ejercía en el cargo. Si bien el particular ya no forma parte de la cúpula de la empresa, esta será sancionada otra vez con 600.000 euros por continuar publicitando pisos turísticos ilegales.

108 EUROS POR NOCHE

Según fuentes municipales cercanas a la investigación, el anuncio del piso fue detectado el pasado mes de octubre. Tal como constaba en Airbnb, la vivienda situada en la plaça de Ramon Berenguer el Gran (justo al lado de la Catedral) se realquilaba por algo más de 100 euros la noche sin que la propietaria supiera nada. Según recoge TV3, desde la finca ya se habían registrado diversas quejas por ruidos y supuestas fiestas en la vivienda.

En el caso que consiguiera llenar el piso todas las noches del mes, el exdirectivo se podría embolsar cerca de 3.000 euros al mes. Una nada despreciable cifra a la que sumaba a lo que percibía como Managing Director de España y Portugal (hasta diciembre de 2012) y después como Director Regional de Airbnb en América Latina (entre enero de 2013 y diciembre de 2015). Como es de esperar, el anuncio ya ha sido retirado de la plataforma.

EL ALOJAMIENTO ERA PARA 'COMPAÑEROS DE EMPRESA'

La primera en enterarse del expediente que había abierto el Ayuntamiento fue la propietaria del piso que se anunciaba bajo el reclamo de "luz & ascensor en el centro histórico". Esta, nada más recibir la notificación, alegó que el alquiler ilegal no lo llevaba a cabo ella y presentó el contrato de arrendamiento vigente. A la vez, recuerda cómo su inquilino ya le pidió a la hora de firmar el contrato una cláusula donde hacer constar el puntual alojamiento de compañeros de empresa.

Sin embargo, desde diciembre de 2014 el directivo de Airbnb ya no residía en Barcelona por su nueva destinación. Circunstancia que podría haber utilizado la vivienda durante todo ese tiempo con fines turísticos. Según ha podido saber este medio de comunicación, por ahora el expediente sancionador no se podría haber notificado al arrendatario ya que se encuentra en el extranjero y la única dirección que consta en la documentación corresponde a San Francisco (EE.UU.).

“INACEPTABLE E INJUSTIFICABLE”

En opinión de la teniente de alcalde, el caso del directivo de Airbnb es “muy grave y alarmante”. “Nos parece absolutamente inaceptable e injustificable; traspasa todos los límites imaginables en nuestra ciudad”, ha denunciado Sanz. Si bien muchos datos son confidenciales de forma oficial, el ejecutivo ha avanzado que el piso se encontraba “en la zona de máxima presión y masificación” de Ciutat Vella.

“Mientras que todos los vecinos y vecinas tienen que cumplir estrictamente, hay quien se piensa que está por encima de la legislación”, ha insistido Sanz, en referencia al entonces alto directivo. “Estoy segura que conocía perfectamente la ley”, ha añadido. Por ahora, el Ayuntamiento ya ha abierto el correspondiente expediente contra el arrendatario. Un caso que se suma a los otros 315 realquileres a turistas detectados en la ciudad. Estos ya representan entre el 10 y el 15% de todas las órdenes de cese que se han emitido desde la administración local.

Tal como ha avanzado Sanz, el Gobierno de la alcaldesa Ada Colau pedirá explicaciones “de forma inmediata” a Airbnb por la actividad de su exdirectivo y mirar de arrojar luz sobre la posibilidad que otros trabajadores de la sociedad hayan caído en un tipo de práctica similar. “Sospechamos que da cobertura a posibles redes [relacionadas con el realquiler]” ha señalado la teniente de alcalde. Unas dudas que se remiten al inexistente filtraje de anuncios que no publican su número de licencia (y por lo que se tiende a sospechar que puedan ser ilegales).

UNA NUEVA MULTA DE 600.000 EUROS A AIRBNB

A falta que se efectúe el pago de la primera multa impuesta a AirBnb de 600.000 euros (falta cerrar todavía el expediente sancionador), el ejecutivo de Colau ya piensa en abrir un nuevo expediente sancionador de otros 600.000 euros por “reincidencia”. Aún así, Sanz ha reconocido que desde Airbnb “se resisten a pagar las multas en base a distintas interpretaciones que hacen sobre la legislación europea”. Sin embargo, el ejecutivo de Colau ha sido tajante: les harán cumplir con la legislación catalana cueste lo que cueste. Sanz ya ha a avanzado que negociará con la Generalitat  la posibilidad de poder aumentar la cifra de la sanción máxima.

Si bien el Ayuntamiento de Barcelona cree que en la ciudad puede haber entre 6.000 y 8.000 pisos turísticos ilegales operativos, lo que es seguro es que ya se han abierto 6.000 expedientes (3.000 de los cuales, sancionadores). Según ha dado a conocer la teniente de alcalde, en total se han emitido 2.200 órdenes de cese ilegal y más de 600 ya han cumplido con el dictamen. Entre los que no, 127 se han visto obligados a finiquitar su actividad ilegal mediante precinto administrativo.

Este medio de comunicación ya se ha puesto en contacto con Airbnb para recoger su versión de los hechos, aunque resta a la espera a su respuesta.