Jeringuillas en el suelo, camellos recorriendo las calles, adictos pinchándose de día y de noche, pisos ocupados por traficantes. Los vecinos del Raval viven atemorizados, según sus propios testimonios. Los puntos de venta de droga y su consumo a pie de calle se ha disparado en el último tiempo y por ello, han decidido unirse y pasar a la acción con una operación liderada por ellos mismos.

 

 

Vistalegre. Reventen bosses per buscar xeringues amb alguna resta / Barcelona

Una publicación compartida de Acció Raval (@accioraval) el

 

El colectivo Acció Raval ha elaborado un mapa de puntos de venta de drogas en el barrio, según el cual, hay una veintena de puntos de drogas en esta zona del distrito de Ciutat Vella. Una vez identificados, ahora los vecinos han convocado caceroladas populares delante de cada uno de ellos todos los días para evidenciar el tipo de negocio que se realiza en su interior.

Judit, una vecina del Raval aseguraba en declaraciones a Catalunya Ràdio que donde vive, “a un radio de 20 metros, hay tres locales ocupados con traficantes de drogas”. Manel, otro vecino entrevistado en la emisora de radio aseguaraba que  “hace 40 años que soy vecino del barrio y siempre se ha vendido droga pero no como ahora”.

 

 

MIEDO A SALIR SOLOS DE CASA DE MADRUGADA

Además del mapa y de las caceroladas para evidenciar el grave problema con el que conviven, los vecinos del Raval que van a trabajar a las 5 de la mañana, “han empezado a organizarse para no salir solos de casa”, puntualizaba Judit.

El problema no es nuevo, los vecinos, entidades y plataformas llevan denunciándolo desde hace semanas al asegurar que el tráfico de drogas ha aumentado mucho en el barrio y que los traficantes les insultan y amenazan, además de causar graves problemas de convivencia a causa de peleas y la suciedad que genera esta actividad.

CUENTAS SOCIALES CONTRA LA VENTA

En declaraciones a la agencia EFE, uno de los portavoces que prefiere mantener su anonimato, asegura que los niveles de venta de heroína son comparables a los de finales de los años 80 y que muchos de los clientes son turistas.

Por todo, estos vecinos irán informando de sus movilizaciones a través de la cuenta de Twitter @accioraval mientras que en su cuenta de Instagram con el mismo nombre anuncian que iran publicando fotos que preferirían no tener que compartir.