Una metamorfosis urbanística. Es lo que acometerá el Ayuntamiento en el solar situado en la calle Sotstinent Navarro, en el entorno de la muralla romana que todavía se conserva en el distrito de Ciutat Vella, donde se prevé reurbanizar un espacio de más de 900 metros cuadrados.

El proyecto, en el que se invertirá 1.175.700 euros, permitirá ganar un espacio público y recuperar parte de la histórica fortaleza. Además, la escuela Àngel Baixeras, que ha participado en la elaboración del rediseño, ganará un patio en determinadas franjas horarias para que sus alumnos dejen de subir al terrado cada mañana para disfrutar de unos minutos de desconexión. 

Este reconvertido solar cuenta con 909 metros cuadrados y el proyecto inicialmente aprobado por el consistorio prevé darles una segunda vida. Del total del terreno, 664 metros cuadrados pasarán a estar pavimentados, 91 metros cuadrados se cubrirán de arenisca y otros 140 metros cuadrados pasarán a ser una zona verde. Por último, se incluirá un área en la que se instalará un almacén y un lavabo de uso escolar con una superficie total de 23,39 metros cuadrados.

Un auténtica metamorfosis en la que se utilizarán los mismos acabados y materiales que se han utilizado en la reciente urbanización de la plaza de Ramon Berenguer. Obras cargadas de simbología e historia que miran de reojo a las excavaciones arquelógicas del Plan Bàrcino que durante cuatro años han trabajado para poner en valor una histórica fortaleza de la ciudad.

En este caso, las obras se iniciarán en julio de 2017 y previsiblemente finalizarán en abril de 2018. Un año por delante hasta que los vecinos y los alumnos de la escuela Àngel Baixeras puedan disfrutar de un solar trasnformado en un equipado espacio público.