La Comisión de Gobierno ha aprobado definitivamente el proyecto ejecutivo de reurbanización del carrer del Comerç, situado en el Distrito de Ciutat Vella. En total se reformaran 1.734 metros cuadrados, a los que el Ayuntamiento ya ha preparado una partida de 978.600 euros. Las obras están previstas para este mes de mayo, aunque no se acabaran hasta el próximo octubre.

La propuesta planteada prevé la creación de una plataforma única con prioridad para los peatones. De esta manera, el consistorio pacificará la vía pública para convertirla en una zona de paseo y recreo. Además, la obra contemplará la renovación del arbolado, ya que el actual está demasiado cerca de las fachadas, explica el consistorio en un comunicado.

Tal como explican las fuentes municipales, se generará un nuevo carácter a la calle con los nuevos parterres vegetales y se le dotará de sombra. Cabe destacar que los árboles elegidos serán diferentes a los que ya hay en la plaza Comercial. Así, se buscará dotar de carácter propio a este entorno y se remarcará su singularidad. También se instalará nuevo mobiliario urbano, como bancos, banquetes, sillas, papeleras y párkings para bicicletas.

RECUPERAR LA MEMORIA DE LA CIUDAD

Para preservar el valor arqueológico de la vía (actualmente bajo el asfalto), el Ayuntamiento prevé sacar a la luz los adoquines originales y los combinará con otros nuevos de granito. Mientras que el pavimento reutilizado se empleará para dibujar la calle antigua, la nueva urbanización representará la superficie en la que antiguamente habían edificaciones (hoy ya derribadas). Además, tal como obliga la normativa, se ha definido un nuevo alumbrado con tecnología LED.

Según apunta el Ayuntamiento, la reurbanización del carrer del Comerç ha contado con la participación vecinal. Fueron los vecinos quienes al final se decantaron por esta opción, ante las otras dos que había presentado el consistorio. Las mayores diferencias entre unas y otras era la disposición del mobiliario urbano a lo largo de la calle.