Las negociaciones entre el Ayuntamiento y la propiedad de las fincas de los números 7 y 9-11 de la calle Lancaster han finalizado con la adquisición por parte del consistorio de los edificios por un coste de 5.658.512 euros.

Así lo ha anunciado el propio Ayuntamiento de Barcelona en un comunicado difundido este lunes, en el que explica que “ha decidido intervenir de forma excepcional en la compra de esta finca para proteger el derecho a la vivienda, ya que se encuentra en un área de gran demanda residencial y con una presión inmobiliaria fuerte”.

Los tres edificios pasarán a formar parte del parque de vivienda pública de la ciudad, gestionados por el Patronat Municipal de l’Habitatge de Barcelona (PMHB). En total, son 41 pisos: 15 en Lancaster 7, 12 en Lancaster 9 y 14 Lancaster 11.

Los vecinos que actualmente residen en las fincas podrán seguir allí y cuando finalicen sus contratos de alquiler podrán renovar, a un precio asequible en función de sus ingresos, siempre y cuando cumplan los requisitos para disfrutar de una vivienda pública.

El Ayuntamiento ha adquirido la finca después de largas negociaciones, en las que ofertas privadas superiores a la municipal dificultaban el acuerdo. Recientemente, técnicos municipales acudieron a los edificios para tasarlos, como informó Metrópoli Abierta.

Tras la adquisición, el Ayuntamiento deberá ahora acometer las obras de reahbilitación del edificio de las fincas 9 y 11 de la calle Lancaster, tal y como consta en el informe jurídico elaborado por Foment de Ciutat del que informó este medio y en el que se destaca el "estado de degradación" en el que se encuentra" y se conmina a "intervenir lo antes posible”.

El consistorio también pretendía adquirir la finca del número 13 de la misma calle, pero tras adquirirla MK Premium la vendió a un fondo de inversiones israelí. La misma MK Premium ha adquirido recientemente el edificio de Lancaster 13B.