Opinión

Por qué te alegras (un poco bastante) de la detención de Rosell

PATRYCIA CENTENO

Opinión

Hasta el moño de la Ferrusola

PATRYCIA CENTENO

Opinión

Pisarello, apaga el maldito móvil

PATRYCIA CENTENO

Opinión

Písalo que lleva chanclas

PATRYCIA CENTENO

Opinión

Rajoy, Felipe, Barcelona

PATRYCIA CENTENO

Opinión

El carrer dels petons

PATRYCIA CENTENO

Opinión

Chanel y el Ateneu Barcelonès

PATRYCIA CENTENO